Médiums para óleo

Trementina, aceite de linaza, aceite de adormidera, stand oil, secativo de cobalto mediums… Existe una gran variedad de médiums, cada uno con sus propiedades. A continuación te explicamos todos los tipos y sus propiedades.

Para pintar al óleo es muy importante elegir bien que materiales usaremos, y como los usaremos. Existen varios líquidos o médiums en gel que nos pueden a ayudar a conseguir el acabado deseado.
Aceites vegetales, diluyentes, médiums, resinas o secativos son las variedades que podemos encontrarnos ¿Pero cuál comprar?
A continuación exponemos varias categorías, todas con sus cualidades, y con varios ejemplos de cada marca. Para más información sigue el enlace de compra de cada producto, ya que hemos hecho una pequeña descripción para cada uno de ellos.

Aceites: 

Los aceites en la pintura al óleo son los aglutinantes de los pigmentos. Es decir para la fabricación de la pintura, se usa el aceite como aglutinante, como medio para convertir los pigmentos en pintura. Los pigmentos, que los encontramos en polvo, mezclados con aceite, forman la pintura al óleo tal y como la encontramos en los tubos. El aceite le da a la pintura al óleo la consistencia ideal para poder adherirse a la superficie deseada.
Este dato es importante para el conocimiento de las técnicas pictóricas y a la hora de elegir el medio que queremos comprar y las cantidades necesarias que tenemos que aplicar para realizar nuestras obras.

Existen varios tipos de aceites y cada aceite lo encontramos en distintas formas, las variedades son las siguientes:

  • Aceite de linaza:  Se  extrae de las semillas de lino, es bastante económico y es el más común. Si estas empezando, es el que tienes que comprar. Las pinturas que compramos suelen llevarlo como aglutinante. La razón para que sea el más usado es que es el más barato, aparte tiene una gran durabilidad y resistencia, seca bastante rápido, (de uno a 4 días según el pigmento) y crea una película muy resistente que nos permite trabajar por capas. Existen varias formas:
    Aceite refinado: Es el más común y el más usado, el que te recomendamos si estás empezando. Bastante líquido aporta a tu pintura más fluidez y en mayor cantidad transparencia. Puede amarillear.
    Aceite stand oil, o polimerizado: Es un aceite más espeso, que se consigue con un proceso de calentamiento sin oxigeno, que varia la composición del aceite. Es especial para las últimas capas. Es más espeso y más viscoso, y seca mas lento. Su textura hace que las pinceladas una vez hechas se fundan con más facilidad. También aporta más cuerpo a la pintura creando capas más gruesas, y mezclado con trementina sirve también para trabajar las veladuras. No se debe usar en las primeras capas, ya que tarda bastante en secar. En teoría amarillea menos que el aceite de linaza refinado normal.
    Aceite prensado o cold pressed: se obtiene solo con métodos de prensado en frio, haciendo que el lino mantenga todas sus propiedades. Los medios mecánicos hacen que el aceite resultante, sea de mayor calidad. Seca antes aunque su producción es más cara y es más difícil de encontrar.

    Estos tres son los más comunes, pero existen muchos otros conseguidos con diferentes procesos.

    Sun Thickened Linseed Oil Utilizado por varios artistas en la antigüedad se consigue exponiendo el aceite de linaza al sol. Consigue purificar el aceite y una mayor viscosidad. Parecido al stand oil.
    Aceite de secado rápido: Aceite que acelera el secado, para trabajar por capas con intervalos de tiempo más cortos.

    Hay más variedades, pero estas son las más usadas e interesantes. No dudes en comprar tu aceite de linaza, y probar las diferentes variedades y marcas que te ofrecemos.

  • Aceite de adormidera o Poppy oil: Se extrae de las semillas de amapolas y se puede diluir en trementina o white spirit.
    Este es un médium que tiene la propiedad de ser mas claro y no amarillear la pintura.
    Era usado por Sorolla (entre muchos otros artistas) en sus obras para las últimas capas ya que tiene un secado más lento que la linaza o para hacer estudios ALLA PRIMA.
    Es recomendable su uso para pinturas de un solo día o para los blancos finales ya que tarda bastante en secar y sus capas serán menos resistentes que las hechas con aceite de linaza. A parte se dice que crea menos grietas.
    Recomendamos el aceite de adormidera para últimas capas o estudios ALLA PRIMA.
    Si quieres empezar a experimentar con nuevos aceites, recomendamos comprar un aceite de adormidera, para trabajar tus últimos toques o nuevos trabajos hechos en una sesión
  • Aceite de Cártamo: El Cártamo es una planta originaria de la India. El aceite se extrae en frío , de las semillas de la planta, y tiene la propiedad de no amarillear la pintura.
    Se usa en la fabricación de blancos o otras pinturas claras. Aumenta la luminosidad el brillo y la transparencia de la pintura. Se debe usar en capas posteriores a las del aceite de linaza ya que tiene un secado más lento. Si tienes pinturas hechas con este aglutinante, procura usarlas también en las últimas capas.
  • Aceite de nuez: Este aceite es extraído del nogal negro. Fue un aceite muy usado en la antigüedad, en el Renacimiento, y tiene las propiedades parecidas al aceite de adormidera.
    No amarillea aumenta el brillo y aparte tiene una buena fluidez, pero las capas son menos resistentes que las que tienen aceite de linaza.
    A parte, tiene un secado relativamente más rápido que por ejemplo el aceite de adormidera. Aún así seca más lento que el aceite de linaza.
    Es un aceite difícil de conseguir pero recomendable para últimas capas y blancos.

Diluyentes:

Existen varios productos para usar como diluyentes. Encontramos trementinas de origen vegetal (la más común) de origen mineral el white spirit y algunos diluyentes inoloros.

  • Trementina o aguarrás:Es el más usado. La esencia de trementina, que se obtiene de la resina de varios arboles entre ellos el pino,es incolora y tiene un olor bastante fuerte. Debemos siempre comprar trementinas de calidad artística.
    Si trabajamos con óleo no es recomendable comprar otros tipos de aguarrás más industriales.La trementina tiene un grado de toxicidad, y debemos siempre usarla con cuidado. Su olor fuerte puede irritar las vías respiratorias y en lugares cerrados puede provocar pequeños mareos. Sin embargo, si la usamos en pequeñas cantidades, evitamos su ingesta y ventilamos nuestro estudio, es un material seguro.Sirve también para limpiar los pinceles y aunque es un poco agresiva, irá bien para antes de limpiarlos con jabón quitar el exceso de pintura. Mientras pintamos, sirve para diluir la pintura en las primeras capas, o para mezclarla con los aceites y hacerlos así menos espesos. La trementina seca antes, por eso va genial para las primeras capas ya que secará tu pintura mucho antes. Para las últimas capas, tenemos que ir con cuidado ya que no es bueno que las capas superiores se sequen antes que las inferiores. Siempre hay que añadir menos trementina en las capas superiores. La trementina es el diluyente por excelencia de los pintores y recomendamos siempre comprar trementina de calidad.
  • Trementina mineral o White spirit: Es un tipo de trementina que procede del petróleo. Es de origen mineral y tiene las mismas propiedades que la trementina. Sirve para diluir la pintura y para limpiar los utensilios. Tiene menos olor que la trementina y su poder para diluir la pintura es menor. Por ejemplo la resina de Damar se disuelve en trementina vegetal pero no con el white spirit o trementina mineral. La recomendamos para gente más sensible a la olor de la trementina o para limpiar los pinceles ya que es menos agresiva.
  • Disolventes inoloros: Con las mismas propiedades que la trementina pero sin olor. Estos disolventes tienen menos incomodidad para personas sensibles, pero hay que tener cuidado porque pueden tener toxicidad. A parte su reacción con el tiempo es desconocida. Siempre pueden funcionar como substituto de la trementina, pero nunca su calidad será mejor. Es recomendable para gente que le moleste el olor de la trementina.
  • Shellsol-T: Este es un substituto parecido al White spirit. Esencialmente es lo mismo pero de un fabricante en concreto. Es perfecto como substituto de la trementina ya que disuelve perfectamente la pintura al óleo así como para limpiar los pinceles después de pintar. Para mezclarlo con barniz mejor consultar al fabricante del barniz.

¿Qué es un medium en pintura al óleo?

Los médiums para pintar al óleo sirven para mezclar con nuestras pinturas y darles texturas especificas. Son anticoagulantes, y nos permiten aportar más tiempo de secado o menos. Pueden usarse como substituto de nuestro aceite de linaza o para combinarlo con el mismo.
Están hechos a base de resinas, aceites y esencias.
El médium es una alternativa al aceite de linaza clásico y sus varias funciones pueden ayudarnos en momentos específicos.
Pueden aumentar el brillo, la transparencia, aportarnos empastes mejores y aumenta la flexibilidad de la pintura, con lo que evitamos que salgan grietas con el tiempo.
Se pueden combinar con aceites o usarlos directamente.
Uno de los más conocidos es el Liquin:

  • El Liquin es un medio creado por Winsor & Newton y es de base alquídica. Eso quiere decir que usa una resina sintética en lugar de usar resinas de aceite tradicional. Eso crea un médium muy divertido para pintar. Disminuye el tiempo de secado a la mitad, y es un medio que aumenta la transparcencia y la fluidez de la pintura. Existen varios tipos, algunos mas espesos, y otros más finos para diferentes acabados. Si nunca has probado el Liquin, te lo recomendamos.

Por otro lado también recomendamos el NeoMelgilp:

  • Este médium es una adaptación del antiguo Melgilp hecha por Gamblin. El resultado es un médium que aporta viscosidad y consistencia a la pintura. A parte acelera su secado y es muy útil para hacer veladuras. Se puede mezclar con trementina.

Médiums líquidos y en gel:

Hay muchas variedades de médiums para el óleo, todo ellos con propiedades distintas y muy interesantes, recomendamos que tengas la mente abierta y pruebes algunos. Estamos seguros que los resultados te sorprenderán.

Secativos:

Estos productos se mezclan con el medio en muy escasa cantidad. Con una o dos gotas bastará. Sirven para disminuir el tiempo de secado de nuestra pintura, con lo que así podremos pintar de un día para el otro con las capas totalmente secas. Hay que usarlo en pequeñas cantidades, ya que si no puede oscurecer la pintura y favorecer la aparición de grietas. El mas conocido es en secativo de cobalto.
Recordar, sirve para un secado mas rápido. Usar en pequeñas cantidades 0,5 – 5 % mezclado con  trementina.
El secativo de cobalto por ejemplo es un producto muy usado en los talleres de pintura, pero siempre con mucho cuidado. Es agresivo y nos puede estropear el trabajo. Poniendo una o dos gotas de secativo en nuestros cubiletes donde tenemos la trementina y el aceite será suficiente. El tiempo de secado disminuirá y nuestras pinturas no se verán afectadas.

Quizás también te interesen este material para pintar: